Los recolectores de Manfolium respetan un saber ancestral basado en la agricultura biológica, la cosecha a mano y el secado tradicional

Ubicado en Jullouville, en la bahía del Monte Saint-Michel hemos decidido instalarnos como productores recolectores de plantas aromáticas y medicinales. Nuestro campo de 2 hectáreas goza de un tiempo agradable a unos kilómetros de la playa. Aquí la mimosa florece a final de febrero, ¡ como en Niza ! En estas condiciones climáticas ideales, el saber hacer de Manfolium se revela. Las infusiones son únicas y representan el resultado de un ciclo natural compuesto de varias etapas :

El cultivo de las plantas está basada en el respeto de la agricultura biológica y la biodiversidad. Cultivamos una veintena de plantas (hierbaluisa, melisa, mentas, manzanilla, mejorana, camomila, etc.) et seguimos la rotación de cultivos. La tierra esta binada, desmalezada, y aligerada en profundidad con la horca biológica.

La cosecha se efectúa cuidadosamente a mano, después del rocio, cuando todos los principios activos de las flores y hojas se han desarrollado. Es un momento privilegiado muy esperado que compartimos con abejas y mariposas.

Después, viene el tiempo del secado. Hemos dado una nueva juventud a una granja de piedra desocupada desde hace 50 años para que se convierta en un secador tradicional de bandejas. Las plantas se secan en capas únicas muy finas entre 1 y 4 días en plena oscuridad hasta que pierdan 90% de humedad. También, instalamos un sistema de ventilación basado en captores solares donde interviene un deshumidificador y una calefacción si hace falta. Este tipo de secadero ofrece hasta ahora el mejor método de secado. Permite un secado homogéneo de la planta, una conservación optima de los principios activos y el mantenimiento del color.

El resto, ¡ sois vosotros quienes vais a descubrir o a disfrutar de nuevo! Un packaging refinado para infusiones biológicas deliciosas.